viernes, 4 de junio de 2010

La diferencia entre 120 y 150 (1)


speedometer.jpg
Este es un tema que se ha discutido innumerables veces, tanto en éste como en otros sitios, de Internet y del mundo real. De hecho, se ha hablado tanto de ello que, si hiciera como es costumbre en Circula seguro y pusiera unos cuantos enlaces a temas similares, podría llenar todo el artículo sólo con citas.
Pero no creo que sea necesario, el tema no necesita motivación. ¿Qué diferencias hay entre ir a la velocidad máxima legal en España, y superarla un poco? Con la ayuda de la Física, voy a intentar dar unas cuantas respuestas rigurosas. Hechos sin discusión, que todos deberíamos tener en cuenta al elegir a que velocidad circulamos.
El primer razonamiento de todo aquél que quiere ir rápido es que así tarda menos. Bueno, eso es innegable. Sin embargo, el cálculo se hace mal muchas veces. Es fácil oír que, como pasar de 120 a 150 significa un aumento del 25% en la velocidad, entonces el tiempo necesario se reduce también en un 25%. I.e, si iba a tardar cuatro horas, tardaré tres.
Bien, ese cálculo está mal hecho. Hagámolo bien. A 120km/h, se tardan exactamente 30s en recorrer un kilómetro. En cambio, a 150km/h se tarda 24 segundos. Es decir, el ahorro son seis segundos, una quinta parte. Es decir, un 20%. Que es menor al prometido 25%.
A razón de seis segundos por kilómetro, el ahorro cada 100 es de exactamente diez minutos. Sí, es un ahorro, no lo niego. Pero, ¿realmente vale la pena ganar sólo diez minutos cada cien mil metros?
Speed_vs_Mileage-500px.gif
El segundo tema que quiero tratar es el consumo. A velocidad constante, nuestro coche ya tiene toda la energía cinética que necesita para viajar. En un mundo sin fricción ni pérdidas de energía, podríamos apagar el motor y disfrutar de un suave viaje uniforme. Pero el mundo no es así, desgraciadamente. En realidad, el 100% del consumo del motor a velocidad constante se pierde en mover el aire y vencer fricciones internas.
Al final, teniendo todos los factores en cuenta, resulta que cada vehículo, cada motor con su carrocería, aprovecha de forma más eficiente la energía a una determinada velocidad. Depende de muchos factores, y varía mucho de modelo en modelo.
Dicha velocidad óptima ronda los 90km/h para muchos de los vehículos actuales. Es decir, si queremos recorrer una distancia gastando el mínimo combustible posible, lo mejor es viajar a esa velocidad. Por lo tanto, incluso viajando al límite legal español ya estamos derrochando. A 150km/h, el consumo se puede disparar astronómicamente.
Llegados a este punto, alguien se descuelga alegando que su dinero es suyo, y si se puede permitir el derroche, allá él. Hasta cierto punto es cierto. Pero hay aspectos del consumo de combustibles fósiles que nos atañen a todos, todos.
En la cámara de combustión, un litro de gasolina se convierte en la misma cantidad de gases contaminantes y efecto invernadero, tanto si el conductor es rico como si es pobre. En tanto en cuanto es un hecho demostrado, cada día más, que nuestras emisiones están produciendo un grave impacto en la salud de nuestro planeta, entonces el consumo de combustibles fósiles ya no sólo es cosa del tamaño de la cartera. Es cosa del bien común.
Además, si los argumentos ecológicos no fueran suficientes, el suministro de petróleo a un determinado país no es ilimitado, está sujeto a un feroz mercado. Lo cierto es que el oro negro es cada vez más escaso, difícil de extraer y caro. Cualquier consumo innecesario implica que las reservas se agotarán antes. Básicamente, se acelera el (casi inevitable) hundimiento de la economía basada en el petróleo.
En resumen, que sí. La velocidad a la que tú vayas, a la larga, también me afecta a mi. Esos diez minutos cada cien kilómetros cuestan muy caros. Y eso que aún no he pasado a hablar de seguridad vial propiamente dicha. Eso, lo dejo para el próximo día.
En Circula seguro | La diferencia entre 120 y 150 (123 y 4)
Jaume
Fotos | rosFSEC

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Powered by Blogger