jueves, 3 de junio de 2010

aco y conducción van ganando más rechazo social

Fumador
Fumar estaba bien visto… hace algunos años. Poco a poco, empezó a invertirse la tendencia, hasta el día de hoy. El fumador se encuentra bastante acosado por la legislación, que prohíbe fumar en espacios públicos, en el trabajo, en aeropuertos, metro… los malos humos se van desterrando poco a poco.
No sé si a consecuencia de ese progresivo rechazo hacia el tabaco y lo que significa ha alterado nuestra percepción sobre trabaco y conducción. Con motivo del día mundial sin tabaco, AutoScout24 ha realizado un estudio para preguntar la opinión de la gente sobre el tema.
Para empezar, el 42% de la gente, de saber que un coche usado ha pertenecido a un fumador, se negaría a adquirirlo. Cierto es que un coche de fumador huele peor, pero con una buena limpieza y un fregoteo intensivo del cenicero se puede tener una atmósfera respirable, al menos eso he hecho con mi coche particular.
Detesto el tabaco desde siempre, y jamás he pegado una calada a un cigarrillo. Aún así me imagino la secuencia de movimientos que se hacen cuando se fuma y se conduce: abrir cajetilla, sacar cigarrillo, encender mechero del coche, esperar a que termine de calentarse, agarrar el volante con una mano, llevar el cigarro a la boca, encenderlo…
Fumador
Puede parecer poca cosa, pero en realidad, la mente del conductor ha ido levemente abstraída en ese tiempo, aunque no haya dejado de mirar a la carretera. Hacer dos cosas a la vez, cuando una de ellas es conducir… mal asunto. Pero aquí no se acaban los problemas.
Nunca me ha pasado por razones obvias, pero cuando se cae un poco de ceniza caliente a ciertas partes nobles o la tapicería de nuestro querido asiento, también vamos a sufrir una considerable distracción. Si lo combinamos con una ventanilla abierta este fenómeno puede aparecer antes de lo previsto.
No digo nada como haya que hacer una maniobra peligrosa y tengamos el cigarrito en la mano… otro tema a tratar.
Luego hay que considerar otros problemas, como el efecto de los gases inhalados, el perjuicio que provocamos a nuestra vista… Según otro estudio, un fumador tiene más riesgo de tener un accidente que un no fumador, a igualdad de conducción. El porcentaje de aumento se cifra en el 50%.
Casi la mitad de los encuestados cree que el tabaco provoca distracciones al volante, el 47% no lo cree así. Estamos ante casi un empate técnico entre el rechazo y la aceptación del tabaco a bordo. Cuantos menos fumadores hay, la balanza se va inclinando más hacia los sanos, por decirlo de alguna manera.
Fumador
Por otra parte, el 52% de los encuestados no considera que sea procedente prohibir fumar al volante, al ser considerado el coche como un reducto de libertad. Sí, la misma libertad que nos permite cometer un suicidio a largo plazo en un alto porcentaje de la gente, a fin de cuentas, eso es fumar.
Practicar la abstinencia forzada mientras se conduce puede no ser una buena idea, pues el síndrome de abstinencia afecta a la capacidad de concentración y al correcto funcionamiento del cuerpo, una vez se ha acostumbrado a las sustancias adictivas. Por eso es mejor aprovechar las paradas para fumar, si no queda más remedio.
La mayoría de la gente rechaza que la gente fume en su coche, yo soy de los que no se lo paso a nadie. Una vez un chico me pidió fumar en un coche que iba conduciendo, y le dije que únicamente si iba con la cabeza por fuera de la ventanilla. Se abstuvo de hacerlo, creo que captó el mensaje.
Poco a poco la sociedad va evolucionando en su rechazo al tabaco, también se están haciendo progresos significativos en cuanto al alcohol, aunque eso tiene más que ver con que las consecuencias de beber y conducir son mucho más directas y severas que las de fumar, y la presión legislativa es muy superior.
Posted: 31 May 2010 02:01 PM PDT
Fotografía | WirosSergis blogb0r0da
Fuente | prSeguridadVial
En Circula seguro | Fumar al volante. Otra distracción más

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Powered by Blogger