miércoles, 1 de abril de 2009


Comprueba:
Que en la silla va adjunta la etiqueta de homologación que encontrará tanto en la etiqueta como en la parte posterior de la silla.
Comprueba que la silla está en perfecto estado. Rechaza ofertas con pequeños desperfectos, ya que resta seguridad al producto y pueden restar efectividad.
Antes de comprar un asiento infantil, conviene comprobar que se tiene una instalación firme y sin excesivas complicaciones en el vehículo en donde se vaya a utilizar.
A la hora de decidir el mejor sistema para el niño, ten en cuenta las necesidades del pequeño según talla y peso.
Comprar un sistema para cada grupo mejora los niveles de seguridad, ya que se adapta mejor que los sistemas que cubren varios grupos.
Infórmate bien:
Solicita ayuda al vendedor. Te podrá asesorar sobre la mejor elección, teniendo en cuenta tu vehículo y las características del niño. Si es posible, lleva contigo el manual del vehículo, donde vendrá indicado el sistema de anclaje (Isofix o cinturón de tres puntos).
Cada silla está pensada para ofrecer la mayor protección según la estatura y el peso de los niños. Una silla demasiado grande, o demasiado pequeña puede provocar un mal funcionamiento.
Ante cualquier duda, no dejes de consultar a expertos que te pueden asesorar en cuanto a la compra o a la utilización de los sistemas de retención infantil.
Por último, siempre que viajes con un niño de hasta 12 años, hazlo con un sistema de retención adaptado a su talla y a su peso. La norma no obliga a llevar a los niños con un sistema de retención, pero lo recomendable es usarlas hasta los 1,35 m. y hasta los 1,50 con un sistema adaptado o sólo el cinturón de seguridad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Powered by Blogger